El aire acondicionado y los efectos sobre nuestra salud

aire-acondicionado-salud-riesgos

El arranque del mes de julio viene acompañado de una considerable subida de las temperaturas. El verano mostrará sus rigores a partir de este fin de semana, y son muchos los que se refugiarán del calor utilizando el aire acondicionado en sus casas o lugares de trabajo. Siempre por estas fechas se producen discrepancias entre los defensores de este aparato y los que consideran que una exposición prolongada es perjudicial. ¿Qué hay de cierto en las afirmaciones que aseguran de que el aire acondicionado afecta a nuestra salud?

Los expertos en neumología recomiendan que los aparatos de aire acondicionado, tanto en los domicilios, oficinas como en los medios de transporte, no deben bajar nunca de los 22 grados. La temperatura ideal tiene que estar en el intervalo entre 24 y 26 grados, manteniendo siempre una humedad relativa del aire del 35% al 60%.

Se ha demostrado que la exposición prolongada al frío puede llegar a afectar al sistema músculo-esquelético. Estas afecciones se manifiestan en contracturas musculares, lumbalgias, dolores cervicales, tortícolis y en algunos casos extremos parálisis faciales. Algunas personas también han reportado un aumento de cefaleas y migrañas por el uso del aire acondicionado.

aire-acondicionado-riesgos-salud

En lo relativo a los problemas respiratorios, hay estudios que demuestran que las personas que pasan más tiempo en lugares con aire acondicionado padecen de afecciones en la nariz y garganta. Asimismo, pueden llegar a desarrollar obstrucciones nasales o incluso problemas más graves como la rinitis. Esta última produce una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, dando lugar a estornudos, picor nasal y congestión. Además, entornos muy fríos hacen que el cuerpo sea más vulnerable a todo tipo de infecciones de carácter respiratorio.

Uno de los procesos que realizan los aparatos de aire acondicionado es la absorción de una gran parte de la humedad de la habitación. Si a esto se une el bajo consumo de agua, puedo provocar problemas de deshidratación. Como las temperaturas son bajas de manera artificial, el cuerpo tiende a ser engañado y no siente la necesidad de hidratarse.

aire-acondicionado-salud

Otro de los clásicos de estas fechas es la sequedad ocular, acompañada de picazón e irritación. En sí, el aire acondicionado no provoca sequedad, más bien la hace empeorar a los que la padecen. Si padecemos este problema se recomienda no usar estos aparatos de manera prolongada.

En definitiva, os recomendamos el uso responsable y sostenible de los aires acondicionados. Hay que encontrar el equilibrio en su uso, como por ejemplo para facilitar las horas de sueño. En estas próximas noches tropicales que nos esperan, se puede encender el aire media hora antes de ir a dormir, sin estar nosotros dentro de la habitación. Una vez que entremos lo apagamos. La sensación de frescor aguantará durante toda la noche sin dañar a nuestra salud.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies