Tóxicos en productos de higiene personal

toxicos en cosmeticos y productos de higiene personal

Sabéis que no me gusta crear alarma y que intento ser lo más prudente y rigurosa cuando se trata de informaciones que pueden generar preocupación e intranquilidad. No obstante, también es cierto que, a medida que he ido especializándome en periodismo de salud, investigando sobre los temas que he escrito y conociendo a diferentes profesionales de este mundo, he abandonado muchas rutinas al descubrir que podrían ser dañinas y he adquirido nuevos hábitos saludables.

Lo cierto es que yo empecé en el periodismo de salud a través de mis reportajes sobre belleza y cosmética. De ahí que sea uno de los temas en los que más cómoda me siento escribiendo. También, como consumidora, es donde me he vuelto más exigente a la hora de escoger los productos que utilizo, a pesar de que reconozco que me gusta probarlo todo y me cuesta renunciar a perfumes, maquillajes y esmaltes de uñas, aun sabiendo que la gran mayoría de ellos contienen sustancias nocivas para la salud.

Aquí en Sanitum ya os hemos hablado de los disruptores endocrinos en los cosméticos, de ingredientes alergénicos que es mejor evitar, de los riesgos de los ftalatos en el embarazo y de cómo ciertas sustancias químicas de estos productos pueden afectar a nuestros niveles de vitamina D. También en este post sobre los antitranspirantes encontraréis el motivo por el cual utilizo desodorantes sin aluminio ni parabenos.

En relación a este tema de los tóxicos en los cosméticos, hace unos días se publicó que científicos de la Universidad de Granada (UGR) habían desarrollado un método para detectar, en la sangre menstrual, la presencia de componentes químicos usados frecuentemente en productos de higiene personal (cosméticos, artículos para el hogar y fármacos, entre otros).

La cuestión es que los investigadores hallaron al menos 3 de los 10 compuestos tóxicos estudiados (parabenos y benzofenomas) en todas las muestras de sangre menstrual analizadas, pertenecientes a 25 mujeres españolas.

En el caso de los parabenos, se trata de conservantes que se usan en las formulaciones de productos de higiene personal, bebidas, comidas y fármacos; mientras que las benzofenonas se usan fundamentalmente como filtros ultravioleta para la protección solar en cremas y lociones.

Como explica una de las autoras del trabajo, Olga Ocón Hernández, “la biotransformación de parabenos y benzofenonas (asimilación por parte del organismo) depende de la forma de exposición, pero se sabe que se transforman en derivados más sencillos que pueden ser excretados fácilmente por la orina”. Sin embargo (y ahí está el quid de la cuestión), “debido a que nuestro sistema metabólico excretor no es completamente efectivo, estos compuestos pueden acumularse en diferentes compartimentos humanos, como tejido placentario y leche materna, entre otras matrices”.

En este estudio que hemos mencionado, los investigadores analizaron la presencia de 4 parabenos y 6 benzofenonas en muestras de sangre menstrual donadas por 25 mujeres españolas. Los resultados obtenidos reflejaron que todas las muestras analizadas contenían al menos 3 de los compuestos estudiados, siendo el metilparabeno (96%) y la benzofenona-3 (96%) los más frecuentemente detectados.

“La preocupación en el uso y el consumo de productos en cuya composición se encuentren parabenos y benzofenonas deriva de los recientes hallazgos acerca de los efectos adversos en la salud que estos compuestos pueden causar actuando como disruptores hormonales, ya que se ha demostrado que tienen la capacidad de alterar la homeostasis (autorregulación) normal del sistema endocrino en los seres vivos”, señala Ocón.

Así, se ha relacionado la exposición a estos productos tóxicos con un mayor riesgo de sensibilización alergénica, daño en el ADN espermático y endometriosis, entre otras enfermedades.

Otro aspecto interesante de esta investigación es que se han utilizado muestras de sangre menstrual para investigar esta relación entre los niveles de exposición humana a contaminantes y sus efectos en la salud; mientras que la mayoría de estudios epidemiológicos sobre esta cuestión suelen usar suero u orina como matriz para realizar la medida de tóxicos.

En este caso, sin embargo, “para poder establecer relaciones con desórdenes menstruales o endometriosis, pensamos que sería interesante su medida en sangre menstrual, ya que proporciona una mejor estimación de su contribución al microambiente hormonal uterino, porque la progesterona y el estradiol son hormonas esenciales para el control del ciclo menstrual. Así pues, es plausible que la exposición humana a este tipo de sustancias afecte a su producción y función y, por tanto, a la regulación del ciclo menstrual y a las características del sangrado menstrual, en cuanto a duración y cuantía”, señala la investigadora de la Universidad de Granada.

Según lo dicho, el próximo objetivo del grupo de investigación de la UGR será analizar un número de muestras de sangre menstrual significativo, que les permita establecer relaciones con los patrones de sangrado, riesgo de desórdenes menstruales y endometriosis, así como otras patologías que puedan afectar a nuestra salud reproductiva.

Así pues, será interesante estar alerta a las nuevas conclusiones sobre este tema y, mientras, no está de más intentar, en la medida de lo que nos sea posible, optar por productos que eviten estas sustancias. Sobre todo, en aquellos cosméticos que no enjuagamos y que ‘permanecen’ en contacto con nuestra piel, cabello y uñas.

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies