Plantas que curan: cómo pueden ayudarnos

plantas medicinales

¿Recurrís, de forma habitual, a los remedios naturales? Personalmente, reconozco que me gusta optar primero (en caso de afecciones leves) por este tipo de terapias. Por ejemplo, a las infusiones para combatir una digestión pesada o a extractos de aceites esenciales y hierbas relajantes para dormir cuando tengo problemas para conciliar el sueño o conseguir un descanso reparador.

Lo cierto es que la tendencia por lo ‘natural’ ha hecho que sean cada vez más las personas que recurren a las plantas medicinales para mejorar su salud, así como para prevenir y tratar ciertas dolencias. Además, actualmente hay una base científica que apoya la eficacia de muchos de estos productos de fitoterapia para distintas indicaciones, como vimos en un post reciente sobre medicamentos aquí en este blog de alimentación y vida sana, Sanitum.

Precisamente por ello, vamos a repasar en algunas de las plantas medicinales más consumidas en España y cómo parece que podrían ayudarnos en nuestro día a día.

 

Ginkgo

El ginko se considera la especie de árbol más antigua y sus hojas se utilizan desde hace siglos en la medicina tradicional asiática por la acción antioxidante de los flavonoides presentes en sus hojas.

Concretamente, el extracto seco de la hoja se usa para mejorar el deterioro cognitivo asociado a la edad y la calidad de vida de las personas con demencia leve al proteger de los daños a las células cerebrales. La hoja desecada en polvo, en cambio, está indicada para aliviar la pesadez de las piernas y la sensación de manos y pies fríos asociadas a problemas circulatorios leves.

 

Onagra

La onagra es una especie vegetal de origen americano, empleada desde hace siglos con propósitos curativos. Se utiliza el aceite que se extrae de la semilla por tener altas concentraciones en ácidos grasos esenciales, sobre todo ácido gammalinolénico.

Aunque se asocia su consumo a un mejor equilibrio hormonal en la mujer y el alivio de los síntomas del síndrome premenstrual (las famosas perlas de aceite de onagra), hay cierta controversia en cuanto a su eficacia. También se utiliza para afecciones de la piel como la dermatitis atópica, en la que parece reducir algunos de sus síntomas. En especial, el picor.

 

Alcachofa

¿Quién no recuerda la famosa ‘dieta de la alcachofa‘? Lo cierto es que, a pesar de asociarse a la pérdida de peso, su principal beneficio es que facilita la digestión de las grasas. De ahí que se aconseje su consumo en caso de digestiones lentas y pesadas o cuando se prevén comidas copiosas. También actúa como protector hepático y podría ayudar a reducir los niveles altos de colesterol y triglicéridos.

propiedades salud alcachofa

 

Ginseng

 La raíz del ginseng, sobre todo el coreano, contiene unos compuestos llamados ginsenósidos a los que se les atribuye principalmente su actividad farmacológica.

Se considera una planta adaptógena, es decir, capaz de estimular nuestra resistencia en situaciones de sobreesfuerzo mental o físico. Por eso se recomienda en situaciones de fatiga o estrés. Otras propiedades que se le atribuyen es la mejora de la memoria y la concentración. También parece tener efectos beneficiosos a nivel inmunitario, cardiovascular y digestivo, entre otros.

propiedades ginseng salud

 

Áloe

Las plantas del género Aloe comprenden más de 300 especies y su uso medicinal en diferentes partes del mundo se remonta a miles de años atrás.

A partir de la corteza y la parte interna de la hoja, se obtienen dos sustancias distintas: el áloe o acíbar y el gel de áloe. El acíbar tiene un efecto laxante, por lo que se emplea en casos de estreñimiento puntual. El gel de áloe, por su parte, posee una acción cicatrizante y antiinflamatoria, además de propiedades hidratantes y emoliente. Esto lo convierte en tratamiento habitual para heridas, irritaciones o quemaduras de la piel.  

propiedades salud aloe vera

 

Valeriana

La raíz de la valeriana ha demostrado actuar sobre el sistema nervioso central, favoreciendo la relajación y la somnolencia. Sin embargo, aún no se conoce con exactitud cuáles son los compuestos responsables de dicho efecto.

Por sus propiedades sedantes e hipnóticas, se utiliza en casos de nerviosismo o ansiedad, así como en trastornos del sueño. En ese sentido, parece facilitar el sueño y mejorar la calidad del descanso.

Como curiosidad, destacar que el sabor de la valeriana, pero sobre todo su olor, puede resultar demasiado fuerte. Por eso, en las tisanas, si os fijáis, suele ir acompañada de otras plantas relajantes.

 

Soja

La soja es una pequeña planta cuya legumbre es un elemento básico de la alimentación de los pueblos asiáticos desde hace miles de años.

A nivel terapéutico, su semilla se emplea sobre todo por dos de sus componentes: la lecitina y las isoflavonas. En el caso de la lecitina, se cree que podría tener un efecto beneficioso sobre los niveles altos de colesterol, así como para la memoria. Por lo que respecta a las isoflavonas, hay muchos datos contradictorios. No obstante, se asocia su consumo con una posible mejora delos síntomas y las patologías asociadas a la menopausia como son los sofocos y la osteoporosis.

propiedades salud soja

 

Equinácea

La equinácea es una planta originaria de las praderas de las regiones centrales de Estados Unidos, en las que su utilización medicinal se remonta a varios siglos.

Se emplea tanto la raíz como el tallo, las hojas y las flores de diferentes variedades de equinácea. Su aplicación más común es en la prevención y el tratamiento de infecciones respiratorias como el resfriado y la gripe. Por una parte, parece activar determinados mecanismos de protección de nuestro organismo y, por la otra, disminuye la intensidad de los síntomas y acorta su duración. También estimula la regeneración de la piel y la formación de cicatrices.

propiedades salud equinacea

 

Arándano rojo

El arándano rojo es un arbusto autóctono del este de América del Norte, cuyo fruto fue base importante para la alimentación de las tribus nativas.

Las bayas rojas de este arbusto son ricas en compuestos antioxidantes como las proantocianidinas. También han demostrado tener una actividad antibacteriana.

Hay evidencia científica como para poder afirmar que el consumo habitual de arándano rojo es eficaz en la prevención de las infecciones de las vías urinarias, al protegerlas de las bacterias e impedir su fijación. De ahí que se aconseje especialmente en personas que sufren infecciones urinarias recurrentes. También parece ser útil como complemento al tratamiento antibiótico, una vez se ha producido la infección.

propiedades saludables arandanos rojos

 

De todas estas plantas, he recurrido más de una vez a las perlas de aceite de onagra, el extracto de ginseng, el gel de aloe vera para el cuidado de la piel, los comprimidos y extractos de valeriana, la equinácea y el zumo de arándanos.

Pero como os decía al principio, siempre para tratar afecciones leves, aliviar ciertos síntomas o a modo de prevención. Nunca en sustitución a los fármacos, cuando estos han sido necesarios.

En ese sentido, cabe destacar que actualmente podemos adquirir preparados a base de plantas medicinales en diferentes establecimientos. Sin embargo, os aconsejo comprarlos siempre en farmacias, porque los que allí se venden están sujetos a una regulación por ley que garantiza su seguridad, eficacia y calidad.

Además, van acompañados de las indicaciones pertinentes y la dosificación adecuada en cada caso. Es importante tener esto en cuenta porque, a pesar de ser complementos naturales, esto no significa que sean inocuos.

Asimismo, a pesar de que por lo general las plantas medicinales no suelen causar efectos adversos en personas sanas, algunas de ellas pueden estar contraindicadas en caso de sufrir ciertas dolencias. También, estos preparados pueden interferir con la acción de algunos fármacos. Por todo ello, antes de empezar a tomar plantas medicinales, habría que consultarlo con un profesional sanitario (médico o farmacéutico).

Para finalizar, insistir una vez más en que el principal campo de acción de la fitoterapia son las afecciones leves y moderadas, así como las enfermedades crónicas. Pero nunca deben sustituir el diagnóstico ni el tratamiento médico.

Por lo que respecta a las mujeres embarazadas o lactantes, tampoco deberían tomarlas sin consultarlo antes con su doctor.

 

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies