Calentar envases de plastico en el microondas

calentar envases plastico microondas

Ya os he contado en alguna ocasión aquí, en este blog de alimentación y vida sana, que me gusta mucho planificar las comidas de la semana y que prefiero conservar los alimentos en tuppers herméticos de vidrio o tipo mason jars antes que en envases de plástico. Para seros sincera, empecé a hacerlo así por estética (me parecen más bonitos) y porque los recipientes de vidrio me permitían ver, a primera vista, los diferentes alimentos que había en la nevera. En el caso de los tuppers de plástico, los que tenía eran bastante opacos y muchas veces, por no tener los alimentos a la vista, estos se acababan echando a perder.

Además, desde hace unos años tengo la suerte de poder ir a casa al mediodía y, si no es así, aprovecho la hora de comer para hacer reuniones de trabajo o opto por algo rápido en alguna cafetería o restaurante. Sin embargo, cuando trabajaba todos los días en Barcelona, con un horario limitado para comer que obviamente no me permitía ir a casa, sí comía de tupper en la oficina. Durante todo ese tiempo, utilice siempre tuppers de plástico por una cuestión de comodidad (son más ligeros, no se rompen, etc.).

Por entonces, yo desconocía que era importante utilizar recipientes de plástico libres de bisfenol A (BPA) o ftalatos. Ni siquiera había oído hablar de ellos. No obstante, se trata de unos disruptores endocrinos que, como veremos a continuación, pueden ser nocivos para nuestra salud.

Aquí en Sanitum ya hemos escrito algunos posts sobre los disruptores hormonales en los cosméticos y los productos de higiene personal, así como su efecto perjudicial en las mujeres embarazadas, la fertilidad masculina y nuestros niveles de vitamina D. Gracias a ellos aprendí que es preferible no calentar envases de plástico como los tuppers en el microondas, porque a través del calor ciertas sustancias del plástico pueden migrar hacia nuestra comida (exceptuando aquellos que, por su composición, son seguros para cocinar en microondas).

Como decíamos, el foco está puesto, principalmente, en dos componentes ampliamente usados a la hora de fabricar recipientes de plástico: el bisfenol A y los ftalatos. El primero se usa para que el plástico sea duro y ‘transparente'; mientras que el segundo se añade para que el plástico sea suave y flexible.

Ambas sustancias están consideradas como disruptores endocrinos, lo que significa que pueden mimetizar el comportamiento de ciertas hormonas humanas y, lamentablemente, no para bien.

Así pues, se cree que cuando la comida esta envuelta en plástico o en un recipiente de este material y se calienta en el microondas, el BPA y los ftalatos pueden migrar hacia la comida que después nosotros ingeriremos. Asimismo, se cree que esta migración es más importante cuando se calienta alimentos grasos como la carne o el queso.

De hecho, la Food and Drug Administration (FDA), agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, reconoció hace tiempo el poder de ciertos compuestos presentes habitualmente en los envases de plástico para filtrarse en la comida y, desde entonces, obliga a los fabricantes a realizar diferentes tests de seguridad antes de aprobar su uso para microondas.

Por suerte, actualmente se pueden encontrar fácilmente tuppers sin BPA ni ftalatos y, aunque suelen ser un poco más caros, creo que vale la pena la inversión. Si lo googléais, descubriréis diferentes marcas.

Aun así, si desconocéis si los tuppers que tenéis actualmente son BPA free, lo que podéis hacer es transferir primero la comida a un envase de vidrio o cerámica y luego calentarla en el microondas.

También hacedlo, si compráis comida preparada supuestamente ‘lista para microondas’, ya que normalmente vienen en un recipiente de plástico. Personalmente, me encanta la pasta casera que preparan en una tienda de cocina italiana de Barcelona y me resultaba muy cómoda para el mediodía, ya que solo tenía que calentarla en el microondas. La cuestión es que la pasta se vende en un recipiente de plástico (que no tiene ninguna pinta de ser libre de BPA ni ftalatos) cubierta con un plástico transparente. Pues bien, las indicaciones que te dan desde la tienda es que tan solo tienes que agujerear un poco el plástico que cubre la pasta y calentarlo directamente en el microondas. Lo hice así decenas de veces hasta que supe que podría ser perjudicial para la salud. En este caso, el plástico incluso se podría derretir directamente en la comida… Además, ahora que lo escribo, me doy cuenta de que la pasta incluía dos de los alimentos que favorecen la migración de estos compuestos químicos en la comida: carne y mucho queso. Os comento esta anécdota, porque quizás hacéis algo similar. Así pues, nada de calentar en microondas recipientes poco fiables, con papel film ni nada parecido.

Otra cosa a tener en cuenta es que muchos envases de comida y/o bebida están pensados para conservar alimentos que no están pensados para ser calentados con su recipiente (mantequilla, yogur, queso, mostaza, etc.) y, por tanto, su uso en el microondas no es seguro. Tenedlo en cuenta si, por ejemplo, usáis las típicas botellas y bidones de agua para deporte para calentar café, té o infusiones y recordad que debéis protegerlas de la luz solar.

Asimismo, es importante que os deshagáis de aquellos tuppers o recipientes de plásticos que ya hayáis utilizado muchas veces, estén viejos, rallados o rotos, ya que tienen más probabilidades de desprender estas sustancias nocivas.

Sobre todo, también tened esto presente a la hora de comprar biberones, vasos u otros recipientes que vayáis a utilizar para los bebés y niños.

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies