Probamos el té fermentado Kombutxa

kombucha

Desde que entrevistamos aquí en Sanitum a Jordi Dalmau, uno de los responsables de la empresa Mūn Ferments, para descubrir los beneficios de la kombucha, tenía muchísimas ganas de darle una nueva oportunidad a esta bebida tan peculiar (y tan de moda).

La primera vez que oí la palabra ‘kombucha’ fue en una entrevista a una reconocida doctora para un reportaje sobre probióticos hará ahora unos tres años. Por entonces, yo no tenía ni idea de la existencia de esta bebida, al igual que me pasó con otros de los fermentados que también recomendó para fortalecer nuestro sistema digestivo: el chucrut y el kéfir.

En aquella época, pasaba parte del año en California, meca de la alimentación saludable y orgánica. Y fue precisamente allí donde, después de conocer todas las propiedades beneficiosas para la salud de la kombucha, me animé a probarla por primera vez.

Como le comenté a Jordi en nuestro encuentro, las kombuchas que tomé me parecieron demasiado dulces y la mayoría de ellas incluían frutas o semillas como la chía, por lo que eran bastante espesas y tenías más la sensación de comer que de beber. Actualmente hay muchísima oferta de kombucha en Estados Unidos, pero como mi primera experiencia no fue demasiado satisfactoria, no me he animado a probar nuevas marcas.

Por eso, cuando Jordi me dijo que su Kombutxa contenía una menor cantidad de azúcar respecto a la mayoría de estas bebidas, me apeteció muchísimo intentarlo de nuevo y así poder disfrutar de todas las propiedades saludables de esta bebida.

Como podéis ver en las fotos, la marca Kombutxa comercializa su té fermentado en una botella como las de cava. Esto también me sorprendió, porque las que había visto hasta la fecha se vendían en botellas de vidrio, pero con tapón de rosca. A pesar de que me habían avisado de que era una bebida carbonatada (que no os coja desprevenidos el sonido de ‘explosión’ al abrir la botella 😉 ), me llama siempre la atención las burbujas de gas que se forman cada vez que me sirvo la kombucha.

kombutxa artesanal kombucha

Recordad que es importante que la kombucha esté embotellada en un envase de cristal, ya que este es un material muy estable y no cede partículas, a diferencia de otros como el plástico, que sí puede desprender sustancias peligrosas para nuestra salud. La explicación está en que la kombucha es una bebida ácida y, por tanto, podría favorecer la migración de estas partículas utilizadas en la fabricación de ciertos plásticos.

Otra diferencia respecto al té fermentado de la marca Kombutxa y las demás que conozco es que puede conservarse a temperatura ambiente (tan solo es necesario refrigerarlo una vez se ha abierto la botella). Personalmente, siempre las he visto en las neveras de los supermercados, nunca en los lineales. La cuestión es que en el caso de Kombutxa, sus bebidas no necesitan estar refrigeradas porque tienen una cantidad de azúcar muy menor. Aun así, yo las prefiero meter en frío unas horas antes de tomarlas.

Antes de contaros mi experiencia personal con las dos variedades de té fermentado de Kombutxa (estas son: Hibiscus y Granada y Manzana y Jengibre), cabe destacar que se nota que desde Mün Ferments han trabajado mucho en las propiedades organolépticas de su kombucha para que se convierta en una bebida atractiva y agradable de consumir.

Parte del éxito está en que utilizan únicamente ingredientes de altísima calidad, empezando por el té verde que usan (el ingrediente clave de la kombutxa) para continuar con el agua de los Pirineos y los zumos de frutas de producción ecológica con los que completan su composición.

Aun así, voy a seros totalmente sincera. La primera vez que los probéis es muy probable que os sorprenda su sabor e incluso os resulte un poco fuerte. Personalmente, agradecí que no fuera dulce; pero reconozco que su aroma avinagrado me hizo ser bastante escéptica al principio. Sin embargo, tengo que deciros que fue tan solo esta primera toma contacto. A medida que pasaban los días, la iba disfrutando cada vez más.

Como me comentó Jordi el día de la entrevista, no se puede negar que se trata de un producto especial y con un gusto muy particular al que poco a poco hay que ir acostumbrándose para poder acabar disfrutándolo. Lo mismo sucede con otros muchos alimentos fermentados como puede ser el queso cabrales o el roquefort. No obstante, es cierto que hay quienes con el paso del tiempo siguen sin disfrutarla del todo, pero les compensa seguir tomándola por los beneficios que experimentan.

kombutxa artesanal kombucha

En mi caso, ya os digo que fue solo la primera impresión que me echó un poco para atrás. Más que por el sabor, por el olor avinagrado. Pero el segundo día ya no me pareció tan fuerte y, al ir tomándola a diario, le fui cogiendo el punto hasta conseguir incorporarla a mi alimentación habitual y disfrutar de ella. Más adelante os cuento cómo.

También, tened en cuenta que en el caso de la marca Kombutxa el té está combinado con zumos de frutas y esto hace que sea mucho más apetecible y agradable al paladar que otras kombuchas que podáis encontrar. Os lo comento por si habéis tenido una experiencia previa con esta bebida sin demasiado éxito (como era mi caso).

Otra cosa que a mí me llamó mucho la atención es la colonia de bacterias y levaduras que fácilmente podréis ver ‘flotando’ en la kombucha, conocida con el nombre de SCOBY. Dicho así, puede que no os resulte muy atractivo, pero pensad que esta colonia es la responsable de transformar el azúcar de la bebida en los ácidos orgánicos que nos proporcionarán diferentes beneficios para nuestra salud. Estos son los ácidos glucónico, acético, láctico y sacárico. De todos modos, si lo preferís podéis retirar a SCOBY con una cucharilla sin ningún problema 😉 .

Jordi Dalmau me explicó que ellos recomiendan tomar unos 100 ml al día de kombucha, más o menos lo equivalente a un vaso. Personalmente, empecé a tomarlo después de comer, ya que entre sus diferentes propiedades saludables este té fermentado destaca por su capacidad para contribuir al buen funcionamiento del tránsito intestinal, equilibrando la flora y mejorando las digestiones.

Creo que ya os he contado alguna vez que siempre, después de comer y cenar, me preparo una infusión digestiva y/o relajante. Es ya como un ritual. Lo que pasa es que, cuando llega el calor, no me apetece demasiado una manzanilla o un té caliente, sobre todo durante el día. Pues bien, he estado sustituyendo estas bebidas por la kombucha todos los mediodías y me parece la alternativa perfecta para esta época del año. Más ahora, cuando ya disfruto de su particular sabor. Si también sois de tomar una infusión después de comer, os recomiendo probar de sustituirla por la kombucha. No solo facilitará la digestión, sino que es refrescante y energizante y con estas temperaturas apetece mucho más. Es, además, especialmente útil si se hemos comido en exceso, sobre todo alimentos ricos en grasas y azúcar, o si nos hemos pasado con las bebidas alcohólicas.

También probé de mezclar la kombucha con mi zumo de naranja del desayuno. Queda rico, aunque personalmente prefiero tomarla sola. No obstante, si después de unos días su sabor os sigue pareciendo demasiado fuerte, podéis probar de combinarla con un zumo verde o de frutas.

kombutxa artesanal kombucha

te kombucha artesanal

Según Jordi, todo el mundo puede beneficiarse de las propiedades saludables de la kombucha, ya que se atribuye a este té fermentado la capacidad de mejorar las funciones depurativas y digestivas, además de reforzar el sistema inmunológico y ser una bebida energizante y antioxidante, entre otras muchas cosas.

Como os comentaba antes, a mi me sienta muy bien después de comer, pero sobre todo estoy contenta de haberme reconciliado con la kombutxa porque es una forma de incorporar más probióticos a mi dieta.

Aunque el sabor de Hibiscus y Granada está muy rico, mi preferido es el de Manzana y Jengibre. Supongo porque me encanta ese toque tan peculiar que le da el jengibre. Este verano también estará disponible una nueva variedad de Albahaca y Matcha que tengo mucha curiosidad por probar.

Asimismo, próximamente se comercializarán los dos sabores originales de Kombutcha en una botella más pequeña para uso individual. Una muy buena opción para facilitar su consumo, por ejemplo, como aperitivo para antes de comer o sustituto saludable a los refrescos.

Hace poco que la marca Kombutxa ha renovado su imagen, por lo que ahora la encontraréis en tiendas con este nuevo diseño. También, si lo preferís, podéis adquirir estas bebidas a través de su página web.

propiedades saludables kombucha

kombucha

¿Conocíais la marca Kombutxa? ¿Consumís este probiótico de forma habitual? Nos encantará conocer vuestras experiencias con esta bebida. También, no dudéis en dejarnos cualquier duda que podáis tener a través de los comentarios.

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

1 Response

  1. Jorge dice:

    Lo he descubierto hace poco y desde que tomo kombutxa, me siento con más energia y mejor digestión. lo compro online en su página web y lo tengo en casa en un par de días. Genial no tener que prepararlo yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies