Los hombres también deben autoexplorarse

cancer de testiculos

No queríamos dejar pasar noviembre sin dedicar un post aquí, en este blog de vida sana para toda la familia, a la salud masculina. Como muchos sabréis, desde hace unos años el movimiento Movember organiza diferentes campañas para concienciar y dar visibilidad al cáncer de próstata, el cáncer de testículos, la salud mental masculina y la prevención del suicido. La más conocida, quizás, es la que anima a los hombres a dejarse bigote durante el mes de noviembre para contribuir a que estas enfermedades se conozcan más y dejen de ser tabú. De ahí el nombre Movember, que viene de unir ‘moustache‘ (bigote) y ‘november‘ (noviembre).

En este caso, desde Sanitum queremos unirnos al movimiento Movember hablando de la importancia de la autoexploración para una detección y un tratamiento precoces en el caso del cáncer de testículos. Esto es vital porque, como asegura el doctor Fernando Gómez Sancha, director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzado (ICUA) de Clínica Cemtro, la celeridad en el diagnóstico de esta enfermedad resulta fundamental, ya que algunos subtipos de estos tumores avanzan rápidamente.

Diagnosticado en su fase inicial, no obstante, “y a pesar de que algunos carcinomas son más peligrosos que otros, hoy en día es un cáncer curable en su gran mayoría, incluso en hombres con metástasis, gracias a la gran sensibilidad de estos tumores a la quimioterapia”.

Así pues, la recomendación del doctor Gómez Sancha es que los hombres cumplan escrupulosamente con una obligación mensual para con su salud: la de realizarse una autoexploración manual para detectar cualquier bultito o anomalía, por pequeña que sea en el testículo. Normalmente, explica, “todos los hombres han tocado o sentido algo raro en el testículo. La pena es que a veces ha pasado mucho tiempo hasta que se dan cuenta. Por eso hay que promover la autoexploración testicular mensual en los hombres”. Para conseguirlo, el doctor propone “promocionar este hábito con una frase fácil de recordar, algo así como ‘los hombres nos tocamos los huevos una vez al mes’, porque la mayoría de mis pacientes no lo saben y no lo hacen regularmente”.

Si en la autoexploración se nota algo extraño, se debe acudir al urólogo en la mayor brevedad posible. Una vez en la consulta, repitiendo el mismo procedimiento, el especialista ya puede hacerse una idea previa, aunque será necesario confirmarlo por una posterior ecografía y/o resonancia magnética. También se realizan análisis para valorar los marcadores tumorales en sangre y otras pruebas de imagen, como la tomografía (TAC o PET) para descartar enfermedad a distancia.

En los casos en los que se encuentra un tumor en el testículo, siempre es este especialista quien procede a la extirpación. No obstante, si la enfermedad se encuentra en un estadio avanzado, generalmente el tratamiento se hace en equipo con participación de oncólogos y radioterapeutas.

La intervención para extirpar el tumor, explica el director del ICUA de Clínica CEMTRO, es sencilla y se realiza a través de una incisión en la ingle, por donde se extraen el testículo y el cordón testicular bajo anestesia epidural, aunque si se trata de pacientes con tumores testiculares metastáticos la cirugía robótica está “resultando revolucionaria”. El Robot da Vinci permite quitar todos los ganglios del espacio retroperitoneal, cuando no han desaparecido con la quimioterapia, sin necesidad de realizar grandes incisiones en el abdomen del paciente como se hacía antes, lo que mejora su recuperación.

Finalmente, a la mayoría de los pacientes se les implanta una prótesis de sustitución de silicona. Los enfermos, añade Gómez Sancha, “lo suelen pedir porque suponen un cambio en la imagen corporal. Tener cáncer siempre tiene un gran impacto emocional en el individuo”.

El cáncer de testículo es el más frecuente en hombres de entre 20 y 40 años y el segundo más común en adolescentes entre 15 y 19 años, después de la leucemia. El segundo pico de incidencia se da aproximadamente a los 60 años. Otra particularidad es que solo el 2% de los hombres con este tipo de carcinoma lo tiene en ambos testículos.

Se desconoce por qué el cáncer de testículo se da más entre hombres jóvenes, pero sí se sabe cuál son los factores que predisponen a padecerlo, además del origen genético: nacer con el síndrome de disgenesia testicular (testículos no descendidos) presentar hipospadias (una anomalía congénita por la cual la abertura de la uretra está ubicada en la cara inferior del pene) y tener problemas de infertilidad.

Así pues, si eres hombre y estas leyendo este post, adquiere el hábito y explórate con frecuencia. Ya ves que es importante. Y si eres una mujer, explícale a tu pareja, a tu hijo, etc. por qué debería hacerlo. Cuando el diagnóstico temprano es tan importante en la evolución de una enfermedad, es vital que tomemos las medidas pertinentes para detectarlo y poder acudir al médico lo antes posible.

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies