Consejos para curar el ombligo de tu bebé

cuidado-ombligo-bebe-Sanitum

Pese a que te resultará un tanto incómodo de manipular, la zona del ombligo requiere una atención especial durante los primeros días tras el nacimiento para evitar que se infecte o cicatrice mal. El cordón de tu recién nacido presenta un aspecto brillante y húmedo al nacer. Pero pronto empezará secarse y ennegrecerse hasta que finalmente se cae. Esto ocurrirá entre la primera y segunda semana de vida, aunque puede durar algunos días más. Hasta que eso suceda debes mantener la zona limpia y seca para evitar infecciones.

¿Cómo conseguirlo? Sobre todo evitar baños muy largos y limpiar la zona con un antiséptico (podría ser el alcohol de 70º) y dejar expuesto al aire un rato el ombligo. Otro buen consejo es colocar gasa estéril y seca alrededor de la pinza.

En cuanto caiga el cordón debes seguir desinfectando la zona con antiséptico y no aplicar ningún tipo de loción hidratante hasta que no esté completamente cicatrizado.

No se puede hacer una previsión exacta de cuándo va a desprenderse, así que no te alarmas si tarda unos días más de lo previsto. Sólo debes consultar rápidamente a tu pediatra si la zona se enrojece, segrega pus o huele mal porque se podría haber infectado.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR