¿Son necesarios los suplementos alimenticios?

beneficios suplementos alimenticios

Acerca de los suplementos alimenticios hay mucha controversia y opiniones que se dividen principalmente entre aquellas que dicen que no son necesarios para gozar de una salud óptima, siempre que se siga una dieta equilibrada, y las que que creen que sí son recomendables, debido a diferentes factores relacionados con nuestro ritmo de vida actual y la peor calidad de los alimentos de hoy en día.

Los defensores de los complementos alimenticios defienden que el ritmo frenético de la vida moderna nos impide, en la mayoría de los casos, seguir unos hábitos de vida 100% saludables. Se basan en el hecho de que, aunque intentemos cuidar mucho nuestra alimentación (y más adelante veremos que esto no es siempre tan sencillo…), es fácil sucumbir al estrés, no dormir los suficiente o llevar un estilo de vida sedentario, factores que empeoran nuestra salud y que pueden hacer necesarias unas mayores dosis de ciertos nutrientes.

A todo ello, debemos sumarle el efecto de la contaminación ambiental y la exposición solar, que han demostrado tener un impacto muy negativo en el organismo y favorecer nuestro envejecimiento prematuro. La cosa, claro está, empeora sí además fumamos, bebemos alcohol o directamente tenemos una mala alimentación.

Por si esto no fuera poco, incluso algunos hábitos saludables pueden ‘pedirnos’ como contrapartida algunos nutrientes extras. Es el caso del deporte, tan beneficioso y necesario para gozar de una buena salud, pero que genera al mismo tiempo radicales libres (moléculas que ejercen una actividad tóxica en el organismo por su capacidad de dañar células ‘buenas). Por este motivo, aquellas personas que practican deporte de forma moderada a intensa deberían aportar a través de la alimentación (o los complementos alimenticios), un extra de antioxidantes. Asimismo, el ejercicio físico intenso puede provocar un desgaste prematuro en las articulaciones o los cartílagos, por ejemplo, por lo que también puede ser aconsejable la suplementación para prevenir y corregir los daños.

Respecto a la calidad de los alimentos de hoy en día, lo cierto es que los cultivos intensivos, realizar varias cosechas en una temporada, los cultivos en invernaderos y el uso de fertilizantes, insecticidas y conservantes, entre otros factores, parecen tener un impacto negativo en la calidad y la cantidad de los nutrientes de los alimentos que consumimos.

De ahí que, muchos expertos opinen que por más que intentemos mantener una dieta lo más saludable y equilibrada posible, es probable que nuestra alimentación sea deficitaria en antioxidantes y micronutrientes y, por tanto, en muchos casos sea recomendable la suplementación con complementos alimenticios.

¿Pero que son exactamente los suplementos alimenticios? “Los suplementos micronutricionales, también llamados suplementos alimenticios, son comprimidos que contienen nutrientes que pueden no ser consumidos en cantidades suficientes en la dieta habitual: vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos, etc.”, explica la doctora Paula Rosso, médico especialista en micronutrición del Centro Médico Lajo Plaza.

La doctora es de las que opinan que los suplementos nutricionales sí son recomendables, ya que “es prácticamente imposible aportar diariamente todas las vitaminas, minerales y oligoelementos necesarios por medio de la alimentación, porque la cantidad de alimentos necesarios para conseguirlos sería inmensa (frutas, verduras, cereales, carnes, semillas…) y por el aporte calórico que ello supondría (3000 kcal/ diarias aprox.)”.

Lo cierto es que, en general, cualquier persona es susceptible de suplementar su alimentación en algún momento de su vida como en la etapa de crecimiento, el embarazo, épocas de estudios o trabajo intenso, la menopausia, la vejez, si se practica deporte de forma intensa…

Justamente en el caso del deporte, la doctora Rosso incide en la conveniencia de la suplementación en el caso de las mujeres deportistas, porque “sus carencias nutricionales están relacionadas con el ciclo hormonal (hierro, yodo o vitamina D), exposiciones a factores ambientales, mayor radiación solar y presencia de radicales libres, mayor masa muscular y desgaste de las articulaciones”. Los suplementos recomendables para ellas serían, según su opinión, los multivitamínicos o aquellos que contengan ácidos grasos omega 3, aminoácidos, antioxidantes y regeneradores del cartílago.

En el caso de las mujeres veganas o vegetarianas, la especialista en micronutrición insiste en la importancia de “asegurar el aporte de los nutrientes que suelen escasear en estas dietas, como proteínas, vitaminas y minerales”. Por ello les recomienda los suplementos de hierro, vitamina B12 y D, calcio, zinc y ácidos grasos omega 3.

Respecto a las mujeres postmenopáusicas, la doctora opina que “es esencial para prevenir la osteoporosis exponerse al sol y caminar todos los días al aire libre para producir vitamina D, la vitamina solar, y evitar el desgaste óseo”, además de recomendarles suplementos de calcio y vitamina D.

Eso sí, ojo con las dosis. Nuestro médico o nutricionista es quien mejor puede asesorarnos sobre los suplementos alimenticios más adecuados para nosotros teniendo en cuenta nuestras necesidades y posibles factores que puedan desaconsejar el consumo de ciertos complementos. Por ejemplo, si tomamos algún tipo de medicación cuya acción o eficacia pueda verse alterada al interactuar con algunos suplementos alimenticios que, por tanto, deberíamos evitar. En este sentido, la doctora Paula Rosso nos da algunas claves para evitar los efectos negativos, que los hay, de una sobredosis de ciertos nutrientes.

Los multivitamínicos suelen proporcionar aproximadamente el 100% del aporte diario óptimo de diferentes vitaminas y minerales. Pero si en la etiqueta del suplemento nutricional vemos que este ofrece mucho más del 100% de la Cantidad Diaria Recomendada (CDR), se trata de una megadosis y debemos tener en cuenta que un consumo excesivo de vitaminas puede ser perjudicial.

Concretamente, tanto el exceso como la deficiencia de vitamina B6 pueden causar problemas en el sistema nervioso, mientras que una sobredosis de vitamina A aumenta el riesgo de fracturas en la cadera. En el caso de la vitamina D, una dosis excesiva de esta vitamina puede causar vómitos y estreñimiento, ya que puede provocar que se acumule demasiado calcio en la sangre. Del mismo modo, una sobredosis de hierro puede ser causante de vómitos y daño hepático.

Por el contrario, algunos estudios avalan que tomar ciertas vitaminas en altas dosis refuerza sus beneficios como por ejemplo la vitamina C (se recomienda tomar 2 gramos al día).

Personalmente, desde niña (y por prescripción médica) he complementado mi alimentación con suplementos nutricionales en momentos puntuales. Desde hace algún tiempo, además, complemento mi dieta con vitamina D, también por recomendación médica al detectar mi médico de cabecera una insuficiencia importante en una analítica de control. Sí que es cierto que, antes de empezar con la suplementación con vitamina D, me aconsejo seguir una dieta específica durante unos meses para conseguir subir los niveles de esta vitamina. Y debo decir que, con la dieta y una mayor exposición solar de forma controlada (era verano), logré pasar de niveles de deficiencia a insuficiencia. No obstante, me recomendó los suplementos de vitamina D para los meses de invierno y asegurarme de incluir en mi dieta alimentos ricos en vitamina D. También me han sido de mucha ayuda, en algunas épocas, los suplementos de aceite de onagra, los multivitamínicos (por ejemplo, para la caída del cabello estacional), la jalea real, la melatonina, etc. Aunque siempre he pedido consejo a los médicos o al farmacéutico.

Pero este es mi caso particular. En el caso de la suplementación, es importante que lo consultéis antes con vuestro médico, ya que como hemos comentado anteriormente, en algunos casos los complementos nutricionales pueden estar contraindicados.

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies