Beneficios del mar para la salud

promise-swimwear-ibiza-trendsandfashion-6

Como dice la canción, “aun quedan días de verano”, y que mejor que aprovecharlos disfrutando de la playa. Hace un tiempo hice un reportaje sobre los beneficios del mar para la salud y quería aprovechar que quizás hayáis elegido una zona costera como destino de vacaciones para compartirlos con vosotras.

Seguro que, después de una jornada de playa, os sentís relajadas y de mejor humor. Obviamente, el hecho de estar de vacaciones ayuda. Pero es también gracias a ciertos efectos del sol, el mar y la brisa en nuestro organismo que conseguimos ese placentero estado de paz mental y bienestar. Os los detallo a continuación y os descubro porque la playa puede convertirse en el mejor spa 😉

EL MAR

  • El contraste térmico que se produce por la diferencia de la temperatura entre nuestro cuerpo y el agua del mar favorece la circulación venosa, por lo que caminar por la orilla es perfecto si sufrís de varices u otras alteraciones venosas en las piernas. Además, el mar facilita los movimientos musculares y de las articulaciones y, en consecuencia, la circulación en general se ve favorecida.
  • Aunque quizás os sorprenda (yo lo desconocía por completo), el catedrático de Bioquímica y Biología molecular de la Universidad de Barcelona Josep Maria Argilés me contó en una entrevista que el agua del mar contiene todos los minerales en mayor o menor cantidad. Por tanto, si nuestra dieta es deficitaria en alguno de estos micronutrientes o sufrimos una patología que necesita una contribución extra de algún mineral, el mar puede ayudarnos a obtenerlos. De ser así, al sumergimos, nuestro cuerpo absorberá aquellos minerales que requiera a través de la piel (mediante un proceso que se conoce como ‘osmosis’).
  • Asimismo, si os habéis bañado en el mar alguna vez con pequeñas heridas (en verano es habitual, por ejemplo, tener heridas de rascado por culpa de las picaduras de los mosquitos), quizás habréis comprobado que su cicatrización es mucho más rápida gracias al efecto de las sales.

EL SOL

  • Sabemos de la importancia de proteger la piel del sol, así como los ojos (sobre todo en el caso de los niños). No obstante, también aquí en Sanitum hemos contado cómo de necesarios son los rayos solares para que nuestro organismo pueda sintetizar la vitamina D. Eso sí, siempre con unos buenos hábitos de exposición al sol. Si queréis saber cuántos minutos necesitamos permanecer al sol para conseguir la suficiente cantidad de vitamina D, os animamos a leer este post.
  • Aunque es cierto que el sol es el peor enemigo para nuestra piel (no solo es causa directa del cáncer de piel, sino también del envejecimiento prematuro), también es verdad que puede ser de ayuda en algunas afecciones dermatológicas como la psoriasis y los eccemas. Eso sí, siempre de forma controlada y siguiendo los consejos de vuestro dermatólogo. La explicación está en que el sol tiene propiedades antiinflamatorias importantes y retrasa la sobreproducción de células cutáneas, que es lo que produce las ‘escamas’ en ambas patologías. Los rayos solares también pueden mejorar el vitíligo, enfermedad caracterizada por la aparición de manchas blancas en la piel. En el caso del acné, en cambio, aunque puede parecer que la piel mejora durante el verano, al acabar las jornadas de sol y playa suele producirse un efecto rebote.
  • El sol también ayuda a disminuir ligeramente la tensión arterial, porque el calor dilata los pequeños vasos sanguíneos. Es por esta razón que las personas hipertensas controladas con medicación deben ir con cuidado en la playa, pues la acción de los fármacos sumada a la del sol y la sudoración, que también hace bajar la tensión, puede provocar una bajada exagerada.
  • Los rayos solares también tienen un efecto positivo sobre nuestro bienestar mental. Se cree que la luz solar tiene un papel clave en la producción de ciertas hormonas en nuestro cerebro que contribuyen a la sensación de relajación y felicidad. Por otra parte, el buen tiempo favorece la sociabilidad, algo determinante para aliviar los sentimientos de tristeza. También, los meses de más sol tendemos a tener más energía y solemos necesitar menos horas de sueño.

promise-swimwear-ibiza-trendsandfashion-8

LA BRISA MARINA

  •  El viento siempre está presente en la playa, ya sea como una suave brisa o un aire moderado o fuerte. En cualquier caso, el biólogo Josep Maria Argilés me contó en la entrevista que el aire marino puede contener alguno de los elementos más volátiles del agua y que este puede depositarlos en la piel. No osbtante, estos elementos están presentes en una proporción mucho más baja, por lo que sus efectos también son menores. Asimismo, otros componentes del agua pueden quedar suspendidos en el vapor de aire y ser inhalados al respirar.
  • Por su parte, los defensores de la talasoterapia (tratamientos que se fundamentan en la curación por el mar y las propiedades de su clima) aseguran que la brisa marina tiene, además, un efecto sedativo debido a su composición. Lo que seguro que hemos comprobado todos es que, además de refrescarnos del sol, la brisa nos trae el aroma y el ruido de las olas, que nos relaja.

LA ARENA

  • Además de los beneficios para la circulación venosa que hemos comentado al principio, caminar por la orilla es muy relajante. Esto es así porque los pies están plagados de terminaciones nerviosas y, al andar, el contacto con la arena los masajea y esto provoca una sensación general de bienestar. Al mismo tiempo, al romper las olas en la orilla, el agua golpea piernas y tobillos, potenciando este efecto relajante y aliviando la pesadez, muy habitual en los meses de verano.
  • Los paseos por la arena también pueden tener un efecto cosmético, pues al caminar descalzos, el roce de la arena actúa de algún modo como un exfoliante natural, dejando los pies más suaves.

EJERCICIO EN LA PLAYA

  • Caminar por la orilla a un ritmo ligero, sin llegar a correr, no solo es un excelente ejercicio cardiovascular, sino que es apto para todo el mundo, ya que no tiene impacto en el cuerpo. Además, al realizarse sobre una superficie inestable, favorece la coordinación y el equilibrio. Si preferís correr, hacerlo en la arena mojada también es ideal, porque al ser una superficie blanda, el impacto al chocar contra el suelo se minimiza.
  • Jugar a las palas, al futbol, a voleibol o a cualquier otro deporte en la playa también es muy buena idea. Es un modo de mantenernos activos en vacaciones y quemar las calorías extras que fácilmente sumamos con los excesos típicos del verano. Pero tened en cuenta que el ejercicio resultará mucho más intenso por el calor y la resistencia adicional que ofrece la arena seca.
  • Si preferís nadar en el mar, notaréis que la presencia de sales en el mar facilita la flotabilidad y, por tanto, el avance. No obstante, las olas y las corrientes obligan a un mayor esfuerzo y el cansancio aparece antes que en la piscina.
  • Respecto a los demás deportes acuáticos, los expertos coinciden en que todos ellos suponen un trabajo físico interesante y, al mismo tiempo, pueden resultar muy divertidos, empezando por los clásicos patinetes de pedales.
  • En cualquier caso, siempre que se haga ejercicio en la playa hay que extremar las precauciones habituales frente al sol, llevar ropa que nos permita transpirar bien y beber mucha agua. Los golpes de calor pueden ser peligrosos, por lo que hay que tener presente el estado físico de cada uno y no esforzarse en exceso.

 

¿Conocíais todos estos beneficios del agua del mar y la playa? En cualquier caso, ¡esperamos que acabéis de disfrutar de las vacaciones y el verano!

Rosa Lecina

Periodista de salud, belleza y bienestar. Lo que más me gusta de mi trabajo es que me permite aprender cosas nuevas cada día y poder compartirlas con los demás. Desde Santium espero poder descubriros todo aquello que nos ayude a vivir una vida más sana. Podéis contactarme en: blogsanitum@gmail.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies