Prevenir la plagiocefalia en el bebé

prevencion plagiocefalia bebes

Cuidado con la cabecita“. Seguro que, en más de una ocasión, habréis pronunciado esta frase cuando alguien ha querido coger en brazos a vuestros hijos recién nacidos. Todas las mamás sabemos que la cabeza de los bebés es muy vulnerable durante sus primeros meses de vida. En primer lugar, porque los músculos de su cuello son todavía bastante débiles y no logran sostenerla por sí mismos y, segundo, porque los espacios entre los huesos permanecen abiertos (fontanelas), además de ser blandos y moldeables.

Precisamente por esto último, existe el riesgo de que el cráneo no se suelde ni ‘cierre’ de forma armónica y se produzca alguna deformidad. Sobre todo, si el pequeño permanece mucho tiempo en una misma postura. Es lo que médicamente se conoce como deformidades craneales posturales o síndrome de la cabeza plana.

Como imaginaréis, los padres se angustian mucho cuando ven que la cabecita de su bebé no es completamente redonda. No solo porque temen que pueda causarles algún tipo de daño cerebral, sino también por la afectación estética y a nivel de autoestima que puede provocar. Pensad que, si no se corrige, el aplanamiento de la cabeza se seguirá percibiendo aunque crezca el pelo y se mantendrá en la edad adulta.

Además, muchas veces los pequeños ya nacen con alguna alteración en la forma del cráneo debido a un parto complicado en el que ha sido necesario el uso de espátula, fórceps o ventosa; o bien porque el bebé estuvo encajado en el canal pélvico varias semanas antes del parto. Afortunadamente, en estos casos la deformación se considera normal y la mayoría de los pequeños se recupera en pocas semanas.

No obstante, en otros niños esta alteración en la forma del cráneo no se corrige por sí sola con el paso de los días y, por ello, corren el riesgo de que algunos huesos de la parte baja del cabeza les queden desencajados. Como consecuencia, el cráneo puede deformarse fácilmente al pasar, durante esta etapa, la mayor parte del tiempo acostados.

Aun así, como os comentaba al principio, también los bebés que nacen con la cabecita redonda pueden correr el riesgo de sufrir alguna deformidad craneal, si pasan muchas horas tumbados en una misma postura en la cuna, el cochecito, la sillita del coche o una mecedora.

Principalmente, estas deformidades craneales posicionales pueden causar un aplanamiento que puede afectar un solo lado de la cabeza (plagiocefalia), a ambos (braquicefalia) o bien provocar que el cráneo se alargue y estreche (escafocefalia).

 

cojin mimos plagiocefalia

 

La buena noticia es que se puede prevenir la plagiocefalia y las demás malformaciones craneales con las medidas adecuadas, así como corregirlas una vez se han producido. Eso sí, es importante detectarlas rápidamente y actuar con celeridad para evitar que estas puedan causar nuevos desplazamientos o deformidades en las orejas y otras partes de la cara.

Para ello, es importante que el bebé duerma boca arriba con la cabeza ladeada (pasando más o menos el mismo tiempo en cada lado), alternar el brazo con el que lo cogemos, no abusar de la hamaca o la mecedora y no mantenerlo tumbado cuando esté despierto. También es buena idea alternar el cochecito con otros sistemas de porteo como son las mochilas o los fulares, así como sostenerlo en brazos siempre que se pueda y poner en práctica lo que se conoce como ‘tummy time‘. Es decir, colocarlo boca abajo, sobre su barriga, en una superficie sólida y estimularlo con juguetes. De esta manera, mientras juega, su cabecita no recibe ninguna presión externa.

Asimismo, son diversos los estudios científicos que demuestran la eficacia de los cojines para plagiocefalia a la hora de prevenir las deformidades craneales de los bebés, pero también para tratarlas. De ahí que cada vez sean más los papás que recurren a estas almohadas especiales para evitar el síndrome de la cabeza aplanada. Sobre todo, si sus hijos forman parte de los denominados grupos de riesgo: prematuros, varones, nacidos con fórceps u otros métodos mecánicos, bebés de partos múltiples, pequeños con algún trastorno psíquico o bien los que deben ser cuidados por terceras personas. También, si los pequeños sufren de tortícolis u otras dolencias que les impidan mover adecuadamente su cabecita.

Sin embargo, no sirve cualquier cojín. Debe ser una almohada para bebés específicamente diseñada para prevenir la plagiocefalia y otras deformidades craneales y que cuente con todas las garantías para que podamos usarla de forma segura con nuestros hijos.

 

cojin mimos cabeza plana bebes

 

Recientemente he podido conocer el Cojín Mimos, cuyo objetivo es precisamente la prevención y la corrección de las deformidades craneales durante los primeros meses de vida del bebé y me ha convencido por su eficacia (demostrada por estudios independientes), sus certificaciones de seguridad y su recomendación por parte de pediatras y neurocirujanos. Por ello, no quería dejar de compartirlo con vosotras en este blog de salud para toda la familia.

Así pues, debéis saber que el cojín Mimos para la plagiocefalia ha sido diseñado específicamente para que los recién nacidos puedan dormir y descansar en posición supina (boca arriba), la recomendada por los expertos para prevenir la muerte súbita del lactante, y reducir al mismo tiempo el riesgo de sufrir algún tipo de deformidad craneal.

Todo ello lo consigue gracias a sus materiales, forma y diseños únicos que permiten que el bebé pueda mover libremente la cabeza en la almohada, aumente la zona de contacto del cráneo (reduciendo la presión hasta cuatro veces en los huesos de la parte baja) y que pase aire entre la cabecita y el colchón, lo que también disminuye dicha presión.

 

cabeza plana plagiocefalia

 

Si estáis embarazadas y acabáis de ser mamás y lo queréis utilizar para prevenir la plagiocefalia, los creadores del cojín Mimos recomiendan su uso durante los seis primeros meses de vida. En caso de que sospechéis que vuestro pequeño puede sufrir algún tipo de deformidad craneal, es importante que lo consultéis antes con vuestro pediatra. Una vez con el diagnóstico y la aprobación del especialista, podéis usar la almohada como medida complementaria del ‘tummy time‘ y el tratamiento de fisioterapia que os indiquen.

También, tened en cuenta que el cojín Mimos está disponible en seis tallas diferentes en función del perímetro craneal del bebé y del uso que vayáis a darle: prevención y/o corrección de la plagiocefalia, mejora del descanso o los específicos para el cochecito y la sillita del coche.

You may also like...

2 Responses

  1. 15/01/2018

    […] de vida. Hay diferentes causas que luego os cuento. Aquí hoy quiero hablaros de la eficacia de los cojines para plagiocefalia a la hora de prevenir las posibles deformidades craneales. Nosotros hemos conocido y testado el […]

  2. 31/01/2018

    […] en la materia. El cojín Mimos para la plagiocefalia ha sido diseñado específicamente N En mi blog de salud Sanitum os he hablado en profundidad del problema de la plagiocefalia. Aquí os cuento más y os indico […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies